RESOLVIENDO LOS CONFLICTOS EN FORMA TRADICIONAL
SENORAS

El conflicto surge ante incompatibilidades reales o percibidas por las partes involucradas, las cuales frecuentemente reaccionan con cargas emotivas que pueden ser expresadas en formas diversas. Algunos sostienen que la cultura afecta al conflicto de tres modos: en el modo de concebirlo, en el modo de conducirlo y en el modo de resolverlo.

La manera tradicional de resolver los conflictos está enfocada a inventar diferentes métodos de control, diversas formas de dominación del otro. Estos métodos aparecen frecuentemente vinculados con formas de violencia o amenazas de violencia. De manera simple se diría que este comportamiento supone un pensamiento basado en la creencia de que el otro y el conflicto mismo son malos y esto justifica utilizar cualquier forma de control de poder. De tal suerte que al final conduce a la fórmula de vencedores y vencidos.

 
¿POR QUÉ LA MEDIACIÓN?

La mediación ofrece a las partes en conflicto la oportunidad de resolver sus diferencias con la ayuda de un tercero imparcial, que facilita la comunicación entre ellas y fomenta un clima de respeto mutuo. Aún cuando se reconoce que las partes pueden estar molestas e inclusive con algún nivel de enojo por lo que están atravesando, se les ayuda a descubrir formas nuevas de resolver sin tener que aumentar la carga emotiva.

La posibilidad de resolver el conflicto sin afectar más la relación entre las partes constituye una motivación para quiénes están preocupados por avanzar en el manejo de sus asuntos, mostrar comportamientos maduros y evitar daños a sus parientes, socios, compañeros de trabajo o vecinos, según sea el caso.

Estas formas de resolver buscan la satisfacción de las necesidades de ambas partes y, constituyen una contribución significativa para fortalecer la convivencia entre las personas y contribuir a la construcción de una cultura de paz.


CARACTERÍTICAS DE LA MEDIACIÓN
  • Voluntariedad. Las partes deciden si participan o no en la mediacion, deciden además si permanecen o se retiran de la misma, decidiendo además si hay o no acuerdo.

  • Autocomposición. La solución del conflicto proviene de las decisiones de las propias partes involucradas.

  • Confidencialidad. La mediación se desarrollo en un espacio de confianza, lo que significa que la información que allí se ventile no podrá ser revelada en otro ámbito.

  • Cooperación. El mediador incentiva la generación de una dinámica de cooperación y mutua comprensión entre las partes.

  • Mirada al futuro. Se enfrenta el conflicto en una forma práctica y positiva, alentando a las partes a concentrarse en el futuro y dejar atrás lo negativo del pasado.



EL ROL DEL MEDIADOR

El ejercicio de rol de mediador requiere personas capacitadas para conducir el proceso de mediación y asistir a las partes a transitar por el mismo en la búsqueda de la resolución del conflicto sin descuidar la relación entre las partes.

La procuraduría General de la República cuenta con un cuerpo de mediadores profesionales con formación y experiencia para ofrecer la mediación que las partes están requiriendo al acudir a los servicios de la institución.

 
¿Qué es la Mediación?
La mediación es un procedimiento pacífico y cooperativo de resolución de conflictos. En este procedimiento las personas involucradas tienen la oportunidad de expresar sus ideas, sentimientos y preocupaciones acerca de las situaciones que les aquejan. Para ello cuentan con la asistencia de un mediador capacitado, que de una manera imparcial conduce el proceso y facilita la comunicación entre las personas, para que juntas descubran sus intereses y exploren las diversas alternativas para resolver su conflicto. Sí las partes durante el procedimiento de mediación o antes del mismo, necesitan asesoría legal para proponer o aceptar compromisos, pueden hacerse acompañar o consultar los servicios de sus abogados, aunque debe enfatizarse que éstos no serán quienes tomen las decisiones, pues el procedimiento requiere la negociación entre los involucrados.

¿La Mediación en otros países?

El movimiento de Resolución Alternativa de Conflictos, especialmente la mediación está ampliamente difundido a nivel mundial. En América Latina son significativas las experiencias que dan cuenta del carácter promisorio de la RAC tanto en el ámbito de las instituciones del Estado como en las organizaciones privadas y de la sociedad civil en general.

La RAC en los Sistemas de Justicia se encuentra en marcha y se han dictado leyes para su implementación en la mayoría de países.

Se ha reconocido a Colombia como el país que enfrentó primero la crisis judicial propiciando la conciliación como solución a la demora y sobrecarga de los tribunales.En la Argentina el movimiento cobró un ritmo vertiginoso dando paso al Plan Nacional de Mediación y la promulgación de leyes para la aplicación de la conciliación y la mediación.

Son diversos los eventos regionales que han permitido el intercambio de experiencias y el surgimiento de esfuerzos de cooperación horizontal para dar impulso al uso de la RAC. Poco a poco los conceptos de autodeterminación y participación en la toma de decisiones sostenidos por la RAC están logrando aceptación